Joaquim Molins Figueras, hijo de Joan Molins i Parera y de Elvira Figueras, nació en 1890 en el pueblo de Pallejà, en la cuenca del río Llobregat, cerca de Barcelona. Es en esta zona donde se crearon buena parte de las industrias de cemento catalanas. La piedra caliza es muy corriente en Cataluña pero en la cuenca del río Llobregat su explotación contaba con la ventaja de la proximidad del área metropolitana de Barcelona.